Criterios


Criterios

Las 15 características que definen un punto Tornallom

En Tornallom trabajamos para conocer en profundidad cada inciativa que mostramos en el mapa. Para hacerlo hemos elaborado un cuestionario con 15 criterios que analizan la triple sostenibilidad de las iniciativas: la sostenibilidad y el cuidado del equipo, el impacto social y el impacto ambiental. A continuación detallamos cuáles son estos criterios:

Democracia interna

Valoramos que las iniciativas de ESS tomen medidas para promover una participación activa e igualitaria de todas las personas miembros de la iniciativa en la toma de decisiones de esta. Más allá de que haya espacios de reunión o asamblea, valoramos que trabajen aspectos como las diferencias de rango y de privilegios que hay entre las diferentes participantes en la iniciativa y de qué manera eso impacta en la participación desigual que pueda haber en la toma de decisiones.

Desarrollo personal

Valoramos que la ESS contemple las necesidades generales de las personas que forman parte y que se intente dar una respuesta desde el ámbito laboral, de participación y de cuidados. Valoramos los cuidados hacia las personas que trabajan o participan en la iniciativa así como los mecanismos que permiten conciliar la vida personal y el trabajo o de qué manera se tratan las emociones. Consideramos transformadora la corresponsabilidad: la capacidad, empatía y voluntad de asumir colectivamente, con el consiguiente impacto económico para la iniciativa, las necesidades individuales.

Perspectiva feminista

Entendemos el género como la construcción social de roles y comportamientos. Teniendo en cuenta que vivimos en una sociedad patriarcal, si no incorporamos una mirada feminista reproduciremos los roles de género que producen asimetrías entre hombres y mujeres. Por eso valoramos si las entidades tienen en cuenta estas desigualdades, si han reflexionado y si toman medidas para hacerle frente promoviendo la participación, el empoderamiento y el protagonismo de las mujeres.

Condiciones de trabajo

Las apuestas actuales de la economía cooperativa y solidaria han de poder generar, a la vez, condiciones de trabajo dignas y evitar el desequilibrio en la categorización del trabajo (horquillas salariales). Consideramos condiciones laborales dignas aquellos contratos que son estables, con jornadas laborales coherentes con el volumen de tareas y que ofrecen un salario superior al recogido en el convenio de referencia. En el caso de las cooperativas de trabajo, además, consideramos estable ser socio/a de la cooperativa o establecer un tiempo para entrar a formar parte de la misma.

Proveedores

Valoramos la proximidad, el respeto a los derechos laborales (comercio y comercialización justa) y la no presencia de intermediarios en los proveedores, tanto de lo que comercializa la iniciativa como de todos aquellos bienes o servicios que necesita comprar o contratar para su funcionamiento.

Intercooperación

Valoramos que se priorice trabajar con otras iniciativas de ESS potenciando la construcción de mercado social: se establece un circuito económico y de satisfacción de necesidades donde todos los ámbitos (producción, distribución, consumo, financiación, cuidados…) actúen bajo los principios de la ESS.

Licencias libres y abiertas

Consideramos transformador y con un impacto social positivo la elaboración o uso de contenidos (programas, conocimiento, material gráfico, audiovisual, musical) bajo licencias libres y abiertas.

Transparencia

Valoramos que la ESS rompa con la opacidad del sistema capitalista en el cual se oculta información sobre la procedencia y proceso de producción de los productos y/o servicios que se ofrecen así como de las cuentas y del funcionamiento de la iniciativa. A parte de banca ética y cooperativas de financias éticas, incluimos los sistemas de gestión financiera de las entidades de intercambio, los grupos de autofinanciación, el micromecenazgo, la moneda social y las aseguradoras éticas.

Gestión financera

Consideramos imprescindible que las iniciativas de la ESS no alimenten la banca capitalista convencional y sus prácticas. Es por eso que valoramos el uso de financias éticas tanto en el ahorro y el préstamo como en la operativa de la iniciativa.

Cohesión social

Consideramos que la ESS ha de ser un espacio inclusivo que supere las exclusiones y discriminaciones que se dan en el sistema capitalista por motivos de raza, etnia, cultura, orientación afectivo-sexual, diversidad funcional, género, etc. Y que, por tanto, se ha de velar para hacer visibles las dinámicas que excluyen de la esfera pública y del mercado de trabajo a determinadas personas. Y se ha de trabajar para revertirlas.

Transformación social

Consideramos que la ESS ha de mantener una actitud anticapitalista teniendo en cuenta y contribuyendo a erradicar las injusticias inherentes al modelo capitalista a la vez que se trabaja por la construcción de alternativas postcapitalistas. Conocemos la capacidad del actual sistema para cooptar y apropiarse de los discursos contrahegemónicos y adaptarlos a sus intereses. Por eso creemos que solo la conciencia anticapitalista hará que la ESS no sea absorbida por el sistema socioeconómico dominante.

Arraigo territorial

Entendemos el arraigo territorial como la adecuación de las iniciativas a las realidades de los territorios y a la contribución que estos hacen a su entorno más próximo. En cada iniciativa el concepto territorio puede variar dependiendo de la escala en la que da sus servicios.

Sostenibilidad ambiental

Valoramos la conciencia y apuesta por la ecología de la iniciativa en cuanto a  producción, comercialización y movilidad. Vivimos en un sistema capitalista que apuesta por el crecimiento ilimitado a costa de la destrucción del territorio y el medio ambiente. Por eso consideramos que la ESS ha de incorporar la preocupación por minimizar el impacto ecológico que genera su actividad económica.

Gestión de residuos

Valoramos que las iniciativas de ESS tengan en cuenta la capacidad de los ecosistemas para regenerar y absorber los recursos y residuos que generen. Si no, estaremos contribuyendo a generar desequilibrios graves a los ecosistemas y, por tanto, a nuestra capacidad presente y futura para satisfacer necesidades.

Consumo energético

El crecimiento capitalista se sostiene, principalmente, en la extracción y combustión de recursos fósiles (petroleo, gas, uranio y carbón) que permiten la obtención de lo que, hasta hace poco, era energía barata y abundante. Este método de producción ha demostrado ser insostenible y generador de fuertes impactos, tanto al medio como a las personas. La ESS ha de superar este modelo energético y apostar por la reducción del consumo en su actividad, el uso de energías renovables y caminar hacia una soberanía energética.